jueves, 14 de enero de 2016

El Museo del Crimen de Londres al descubierto

¿Os habéis preguntado alguna vez qué hace la policía con las pruebas y objetos utilizados en las causas criminales? La Metropolitan Police (la policía metropolitana londinense), conocida popularmente como Scotland Yard, las expone en su museo privado desde 1875 sólo reservado con fines formativos de futuros detectives y policías. Hasta hoy.

Gracias al Museum of London (Museo de la ciudad de Londres) se puede ver una interesante selección de  estos objetos hasta el 10 de abril de 2016. La exposición se titula The Crime Museum Uncovered (El Museo del crimen al descubierto). En ella encontramos expuesta desde la carta enviada a la policía escrita por Jack de Ripper riéndose de la investigación policial, hasta fichas policiales de criminales que algunos no superan los 18 años de edad. Además, la exposición nos descubre los procedimientos utilizados por Scotland Yard para resolver todo tipo de casos criminales.

Una exposición interesante a la que recomiendo reservar unas dos horas de vuestro tiempo libre para apreciar como se merece esta extensa exposición única de un museo reservado para unos pocos, desvelando todos sus secretos al menos por un tiempo limitado.

Por cierto, si os ha gustado mucho la exposición y queréis saber más sobre los casos que se exponen y no os ha dado tiempo a leerlo todo con atención, os recomiendo el catálogo que cuesta unas £10 al comprar vuestra entrada, que cuesta £15. Y si os gastáis £20 en la tienda de la exposición os regalan una taza con el logo de la misma.



martes, 28 de abril de 2015

Comida gratis para sobrevivir en Londres

“Podemos repartir hasta 300 fiambreras de comida en una sola noche” explica Kujil Kerci, sacerdote del templo hindú Swaminarayan Temple, ubicado en el norte de Londres. Desde el pasado marzo, y provisto de una gran furgoneta, Kerci no ha faltado a su cita semanal con los más necesitados de Londres cada miércoles a las siete de la tarde. Frente a una gran mesa de madera que los jóvenes voluntarios, entre los 15 y los 20 años, instalan cerca del parque Lincoln´s Inn Field´s, un pequeño rincón escondido tras los grandes edificios de oficinas del céntrico barrio de Holborn, muy cerca también del imponente British Museum, se sitúa una gran fila de gente esperando su menú diario y una muda de ropa limpia. 

La cola esta formada por hombres de todas las edades, aunque los más ancianos son mayoría esta noche. Todos ellos esperan esa comida que es posible sea la única que vayan a tener en todo el día. “Siempre les proporcionamos una comida  equilibrada compuesta por arroz, curry, samosa (una empanada india rellena de patata), patatas fritas, … es nuestra típica comida india vegetariana”, explica Kerci.

A pesar de que el índice de pobreza en el Reino Unido es de 24.1%, tres puntos por debajo de los 27.3 % en España, según los últimos datos del Eurostat, los sin techo que duermen en las calles de la ciudad del Támesis son muy visibles. El frío hace aún mas difícil la vida en la calle y no es fácil encontrar un lugar donde cobijarse lo que llevó a la miembros del Templo a pensar qué podían hacer para ayudarles y hacerles el invierno aún más llevadero. Kerci explica que decidió reunirse con el resto de seguidores del templo y formar un comité para discutir qué tipo de acciones podían llevar a cabo para ayudar a la gente más necesitada de la ciudad. Así es como decidieron hacer una gran colecta para poder comprar alimentos y ropa.

Miembros del Templo Hare Krishna sirven un plato caliente cada sábado. Foto: Sergio Uceda.


A pesar de que en el Reino Unido el estado del bienestar está más desarrollado que en España y hay numerosas ayudas económicas para sus ciudadanos, Kerci añade que muchas de las personas que se acercan a por su ración diaria de comida simplemente el salario no les llega para comprar alimentos  después de pagar el alquiler y el resto de facturas como el agua o la electricidad.

“Nosotros cocinamos todo en el Templo, y la ropa que compramos, mayoritariamente calcetines y jerséis de todas las tallas posibles son nuevas, jamás les proporcionamos ropa usada” confirma Kerci. La alegría que sienten estas personas al recibir toda esta ayuda es palpable en sus rostros, en sus gestos y en sus palabras de agradecimiento a estos voluntarios que les sirven un plato de arroz con garbanzos o vierten un poco de café caliente en sus vasos de plástico. Kerci quiere dejar patente que no sólo les proporcionan una comida equilibrada, sino también una bolsa llena de galletas y chocolates a modo de postre, para endulzar un poco el final del día.
A pesar de todo este éxito, los comienzos fueron duros. “Cada domingo nos anunciábamos con nuestra furgoneta por los parques y otros rincones de Londres, pero llegado el miércoles nadie venía” comenta Kerci apesadumbradamente. Al final tuvieron que conducir por todo Londres, por lugares donde sabían que podían encontrar gente sin techo, y entregarles ellos mismos la comida que habían preparado con tanto ahínco en el Templo. “Ahora por suerte todo el mundo viene. La fila de personas suele ser muy extensa y nunca nos sobra comida o ropa que dar” explica con alegría el líder de este templo que mira con orgullo a sus voluntarios. Ahora, si sobra algo simplemente lo reparten de nuevo entre la misma gente.

Suryakant Jadva trabaja como corresponsal para una web de noticias india llamada Diyya Bhaskar y ha venido a Lincoln´s Inn Field para hacer unas fotos de la entrega de alimentos. Jadva cree que la tarea que lleva a cabo el Templo contribuye a hacer un bien a la sociedad y crea una ocupación para estos jóvenes voluntarios que en vez de beber o drogarse están haciendo un bien para la comunidad.

Pero el Templo Shree Swaminarayan no es la única organización caritativa que acude cada semana a este rincón escondido del centro de Londres que muchos londinenses desconocen. Kerci explica que muchas organizaciones de caridad cristiana también se instalan en un rincón del parque otros días de la semana. Y de otras religiones como los Hare Krishna muy famosos en Londres por cantar su famoso “Hare, hare krishna” cada sábado por las calles de Picadilly Circus. Ellos, a diferencia de Shree, vienen cada día a las siete y media de la tarde. Son gente amable a la que no es difícil acercarse o hablar de su labor con los más necesitados, pero el ambiente se tensa cuando se intenta capturar el momento con la cámara de fotos. Especialmente entre las personas que hacen cola.

Algunas personas abandonan la fila cuando se dan cuenta de que hay una cámara de fotos. Uno de los que esperan a por su ración de comida, de unos 40 años de edad y cuyo nombre no quiere revelar, comenta que “mucha gente no quiere que su familia sepa que se encuentran en esta situación. Sienten mucha vergüenza” afirma este hombre que vino de Marruecos a Londres para trabajar. Otro, que parece ser un amigo suyo, añade “no me gustaría que mi madre supiera que estoy haciendo cola en la calle para recibir un plato de comida”.

Desafortunadamente, el Templo Shree no va a volver a Lincoln´s Inn Fields. Al menos de momento. Les ha gustado mucha la experiencia y están muy contentos con los resultados, pero sólo han hecho por un periodo corto para conocer si funcionaría o no. Ahora, necesitan evaluar los resultados en estos últimos meses. Pero Kerci es tajante “ Esta experiencia nos ha hecho muy felices y lo haremos otra vez en el futuro, eso seguro”.


sábado, 17 de enero de 2015

Ofender a los musulmanes es peligroso...a los cristianos también


Estos días he sentido la necesidad de escribir sobre el asesinato de varios caricaturistas, perpetrado por dos extremistas musulmanes, del semanario satírico francés Charlie Hebdo que tuvo lugar el pasado 7 de enero en Paris. No sólo como periodista, pues la libertad de expresión en nuestra profesión es fundamental para llevarlo a cabo de forma adecuada, sino también por mi trabajo actual en la tienda. En ambos casos, considero que yo también soy Charlie Hebdo o Je suis Charlie hebdo, como se ha popularizado internacionalmente. 

No recuerdo si alguna vez he comentado en alguno de los artículos que he ido escribiendo para el blog, que muchos de los clientes que tenemos se quejan de lo ofensivas que son algunas de nuestras postales. Tan horrorizados se muestran muchos de ellos que han llegado a llamar a la compañía para pedir la retirada de algunas postales. Sobre todo las que llevan demasiados insultos en sus portadas, o las que se mofaban de sectores sociales como los transexuales o los que vivían de las ayudas sociales. Lo que suelo hacer siempre que vienen a mí a quejarse sobre las tarjetas es remitirles a la oficina central, y que les hagan llegar sus quejas pues yo, que soy sólo una dependienta, no puedo hacer nada por ellos.

El problema es que esta semana he empezado a recibir quejas de otro tipo. No sólo que los productos que vendemos sean de mal gusto, sino que son anticristianas. Así tal cual. Estoy acostumbrada a lidiar con gente pesada, arrogante, maleducada, e incluso con gente que parece tener algún tipo de problema mental. Así que no me extrañó cuando una mujer joven se acercó a la caja y me comentó que las postales que vendíamos en la tienda eran horribles y muy desagradables. Era lunes y quedaba poco para que me fuera a mi descanso, así que tenía mucha hambre y sin ganas de entrar en ningún debate ideológico con la mujer. Pero me insistió: ¿A ti qué te parecen estas postales? ¿Qué pasa cuando los niños entran en la tienda y ven todo esto?

La verdad es que me limité a contestar que yo no tomaba las decisiones y que entendía que se sintiera ofendida como cristiana, pero lo único que yo podía hacer era poner todo el material sensible fuera del nivel visual de los niños y colocar un cartel de advertencia en la puerta para avisar a los padres de la existencia de productos sólo para adultos en la tienda. Además, le dije que remitiera sus quejas a la compañía directamente. Pero se negó diciendo que no serviría de nada. Al final se fue sin hacer más ruido.

Selección de postales con Jesús como protagonista
Traducción:"No colega, el departamento de devoluciones de Ikea es por ahí"
Traducción: "Hey colega, píllate tu propia tabla de surf mágica"

Traducción: "Te compré esto porque sé que te gusta Jesús"

Traducción:"Jesus quiere a todo el mundo menos a ti,... (lo siguiente es intraducible pero es una de las peores palabrotas en inglés)
Quizás de todos los ejemplos mostrados, esta última postal sea la peor. Por ello entiendo a algunas quejas de gente muy creyente, a pesar de que muchas de las postales que he incluido me parezcan bastante graciosas. Por eso pensé, ¿Podríamos algún día sufrir en nuestras propias carnes alguna agresión por parte de un católico radical? Dice el dueño de la compañía donde trabajo, John Procter, que no vende nada que contenga referencias al Islam, sólo al cristianismo, ya que son más tolerantes. Pero Oslo, la capital noruega, pudo experimentar la violencia provocada por un fundamentalista cristiano, Anders Breivik

Este viernes recibimos un anónimo. O al menos parcialmente lo era, conminándonos a dejar de vender estas tarjetas con referencias a Dios y al cristianismo en general. La carta, escrita de forma muy caótica y apenas ininteligible, estaba escrita al parecer por una mujer mayor que, según ella misma contaba,  sufría de esquizofrenia. 



El sobre en el que llegó y que se podía leer en la parte superior "Por favor, abrir con cuidado"
Parece evidente que la mujer decidió enviar esta carta después de leer los artículos que publicados en el tabloide inglés The Daily Mail, de los que hablé en el post anterior. 



Detalle del recorte del artículo que apareció el pasado mes de diciembre en el Daily Mail

Las fotos que adjuntó sobre ella misma en su juventud con su marido

Foto actual de la autora de la carta. Detrás de la foto se podía leer "ya me encuentro muy bien"
La carta se compone de varios folios, el primero nos pide a nosotros y al dueño de la compañía que dejemos de vender postales ofensivas  contra Dios. Literalmente dice que "es algo que debe parar inmediatamente". El resto de folios son difíciles de leer, la escritura no es clara y sólo se dedica a hablar de Dios, de cómo la ha ayudado a superar mejor su enfermedad y que solía escuchar voces diabólicas constantemente. Apenas sabemos nada más de esta mujer, sólo que acaba firmando todas las hojas bajo el nombre de Dafne.

Por el momento, ni mi manager ni mis colegas se muestran muy preocupados ante estas continuas manifestaciones de malestar por el uso de la imagen de Jesus en las postales, pero yo sigo preguntándome si después de esto pueden dar otro paso, quizás mucho más radical.

Entiendo que debamos ser respetuosos con la ideologías y diferentes creencias de nuestros semejantes, pero lo que es sagrado para unos, no tiene porque serlo para nosotros. Sergio, mi pareja, creo que lo resumió muy bien cuando me dijo "que los hindúes consideren sagrada a la vaca, no significa que el resto de la humanidad debe dejar de comer su carne, ¿no?"




miércoles, 7 de enero de 2015

¡Navidad, Navidad,...obscena Navidad!

Este último ha sido bastante ajetreado y estresante en la tienda a causa de las fiestas navideñas.

Llegan las postales de Navidad y con ello la gente que las compra compulsivamente, y en grandes cantidades, para acompañar sus regalos navideños. Por eso pensé en escribir un artículo especial sobre las tarjetas navideñas más divertidas, pero también insultantes y obscenas. Una buena excusa para actualizar el blog que está bastante abandonado, muy a mi pesar. El problema es que, al parecer, el tabloide The Daily Mail ya se me ha adelantado y con intenciones bastante diferentes. 

El pasado miércoles 17 de diciembre al llegar a la tienda a cumplir con mi turno, mi compañera Lucinda me comenta que ha llamado Gemma, la responsable última de todas las tiendas, pidiendo que reorganizara las postales de contenido sexual o con un lenguaje poco adecuado para los niños, para que quedaran más camufladas en las estanterías. Al preguntare porque, pues ya de por sí siempre ponemos este tipo de postales en las zonas más altas para que no quede a la altura visual de los pequeños, me cuenta que The Daily Mail, que por cierto tiene bastante mala reputación, había publicado un artículo denunciando, más que informando, que vendíamos postales de alto contenido sexual y anticristianas. Muy anticristianas. 

El artículo viene a titularse como "mensajes sexuales, profanos y anticristianos a la vista de los niños ". Reconozco que muchas de las postales me parecen, personalmente, muy ofensivas. Quizás es porque en España no estamos acostumbrados a este tipo de humor explícito, y mucho menos a la hora de felicitar la Navidad que para mucha gente es una fiesta solemne. Pero en Reino Unido es tan habitual, que son las postales más vendidas de la tienda. No es raro escuchar a gente reírse a carcajadas en la tienda mientras leen los chistes escritos en las tarjetas. 

Lo que más me llamó la atención del artículo, y me tocó la moral, no es que despotricara sobre el tipo de postales que incide, de forma muy repetitiva, que son un insulto al cristianismo y un mal ejemplo para los niños. Me molestó saber que John Procter, el dueño y fundador de la empresa y que es entrevistado en este artículo, tiene una mansión en Dorset, una población famosa por sus quesos, valorada en casi dos millones de libras y un apartamento de lujo en pleno centro londinense. Me molestó sobremanera porque desde las oficinas centrales siempre se quejan de que la tienda no hace suficiente dinero, y sólo nos dan un dinero extra en navidad, en mi caso son 180 libras, si llegamos al objetivo económico. Una miseria comparado con todo el dinero que posee el "jefe supremo" de la empresa. Sea como fuere, el diario no se dio por vencido. 

Al día siguiente, el mismo tabloide publicó otro artículo bajo el título "Imaginen que estas postales se rieran del Islam". 

Este tipo de postales son las que se encontraban en nuestra tienda. Los insultos como "fuck" han sido emborronados por el periódico. Fuente: They Daily Mail.

De forma muy resumida, éste último artículo el periodista se pregunta si el dueño de la tienda vendería postales que hicieran mofa del Islam. Sea verdad o no lo que dicen, les conmino a que lean los artículos porque creo que las críticas que hacen son interesantes, aunque exageradas desde mi punto de vista. Después de casi tres años trabajando en este país, creo que conozco bastante bien su sentido del humor para saber que a la gente no les molesta tanto este tipo de bromas en postales.

Por suerte, el ajetreo de las fiestas navideñas ya ha acabado, yo he vuelto de mis vacaciones en familia en mi ciudad, Barcelona, y ahora toca volver al trabajo y preparar todo lo que no se ha vendido en Navidad para devolverlo al almacén. Curiosamente, las postales con este tipo de lenguaje e insultos han sido los menos vendidos ¿Habrá tenido algo que ver The Daily Mail?





sábado, 15 de noviembre de 2014

Un buen manager se recuerda para siempre

Cuando tienes un buen jefe se ve a la legua. Lo notas. Y yo puedo decir que tuve una muy buena jefa cuando empecé a trabajar en la tienda. Lo peor viene cuando ha de marcharse y llega otra persona a ocupar su puesto. Y no sólo no cubre su vacío, sino que lo agranda.

Mi antigua jefa, Annabelle, volvió a Francia este pasado julio. Para mi sorpresa, me sentí más triste de lo que esperaba e incluso me entraron ganar de llorar. Al principio no entendí muy bien el porqué de mi reacción. Al final me di cuenta de que su marcha significaba el fin de una etapa que había iniciado un diciembre de 2012, sólo dos meses después de emigrar a Londres. Ella fue quien me dio el trabajo en la tienda de postales. La que confió en una chica recién llegada de España sin apenas referencias, esencial en un país como el Reino Unido donde les importa mucho la opinión de tus antiguos empleadores. 

Ella fue, además, quien me recomendó para ser su Assistant Manager en la nueva tienda a la que le habían trasladado, ubicada en High St. Kensington, hace ya un año. Por eso me sentí triste, pero también feliz por ella, cuando consideró que trece años viviendo en la ciudad del Támesis eran suficientes y que debía volver a Francia. Pero empecé a echarla de menos al llegar su reemplazo. 

Kat es mi nueva manager y además aspirante a actriz. Tiene 27 años y anteriormente ha trabajado en diferentes zapaterías como manager, por lo que tiene experiencia liderando un equipo. Pero parece que para gestionar la tienda no le está sirviendo de nada.

Hace unos meses que noto que las ventas han bajado un poco, y la causa más evidente es la falta de stock, de producto. Kat siempre realiza pedidos muy pequeños, pide muy poca cantidad de postales y por lo tanto, las estanterías quedan vacías rápidamente. Los clientes al ver que ya no hay tanto donde escoger simplemente se van de la tienda sin comprar nada. Yo intento aconsejarla, pero al final ella es la jefa y hace lo que quiere. Pero a pesar de que esto por si sólo crea una situación complicada en la tienda, no me preocupa tanto como su trato hacia mi.

Es una persona en la que no se puede confiar. En el trato diario parece agradable, simpática y comprensiva. Pero cuando tiene lugar situaciones que le desagradan sobremanera. Y daré dos ejemplos. El primero fue cuando llegué tarde a una reunión que se celebraba un domingo para hablar sobre la campaña de Navidad. He de reconocer que no me tomé esta reunión en serio porque jamás habíamos organizado nada parecido y menos un domingo. Pensé que era una especie de artimaña para afianzar aún más su autoridad. A veces le gusta sacarse cosas de la manga simplemente para decir, yo ahora soy la manager y vamos a hacer las cosas de esta manera.

Pero si llegué tarde no fue por capricho, había reservado entradas para un festival árabe y se alargó un poco más de la cuenta. Al llegar a la reunión casi 20 minutos tarde, obviamente llamé para decir que me retrasaría, simplemente nos dijo que había que trabajar mucho y nos dio un papel con nuestros turnos durante noviembre y diciembre. Pensé: ¿Una reunión para esto? ¡Qué novedad! Trabajar duro es lo que hacemos cada navidad. Eso me hizo pensar que fue una reunión totalmente informal, además ella me dijo que no me preocupara por mi tardanza. Pero al día siguiente me pidió explicaciones y se las di. Pareció que se quedó conforme y todo fue muy amistoso. Pero este viernes me ha entregado una nota que dice que le parece muy poco profesional que como supervisora llegara tarde y que no toleraría una situación parecida a riesgo de que tomará medidas disciplinarias.

¡Me quedé en shock! Totalmente sorprendida ¿Porqué me dijo que no pasaba nada, y luego me hace aceptar semejante documento? Annabelle jamás me habría hecho firmar algo así. Se habría contentado con mis disculpas y ya está.

"Hoy no puedo ir a trabajar, así que os den". Como me gustaría llamar al trabajo y acabar con esta situación. 


Quizás, después de todo, lo que más me dolió fue cuando le dije que tenía que volver una semana a Barcelona urgentemente porque a mi padre debían operarle de un tumor. Me dijo que lo entendía perfectamente, que cogiera los días que necesitara. Siempre y cuando YO encontrara a alguien para sustituirme ¿Cómo es posible que me dijera algo así? Para empezar es la manager quien ha de buscar las personas necesarias para cubrir los turnos y, en segundo lugar, indirectamente me estaba diciendo que si no encontraba a nadie para reemplazarme no podría irme. Pasara lo que pasara.

Por suerte mis compañeros entendieron mi situación y se comprometieron a cubrirme y pude viajar a Barcelona, y estar con mi padre que, afortunadamente, ya se encuentra mejor de la operación. Pero me sentí muy decepcionada y, en cierta medida, desamparada porque sé que habría encontrado más comprensión en mi antigua jefa. Lo peor de esta situación es, después de todo lo ocurrido, seguir trabajando cinco días a la semana con alguien en quien no se puede confiar y que en cualquier momento puede ponerte en situaciones muy difíciles. Pero hasta que no encuentre otro trabajo ¿Qué puedo hacer?


martes, 7 de octubre de 2014

La BBC crea un nuevo festival de cine documental árabe




Lo bueno de trabajar a tiempo completo en la tienda es que me permite tener todos los fines de semana libres, un lujo en esta ciudad que parece no descansar nunca. Así que puedo planear con antelación qué voy a hacer en esos días libres que tengo. En esta ocasión, gracias a la televisión estatal británica, la BBC, ya tengo plan para el último fin de semana de octubre.

Entre el 31 de octubre y el 3 de noviembre, tendrá lugar en el BBC Radio theatre, ubicado en el nuevo edificio BBC Broadcasting House en pleno Oxford Street, el primer festival de cine documental árabe impulsado por el propio ente público.

El festival se llama Aan Korb BBC Arabic film and documentary festival y es totalmente gratuito. Sólo tenéis que solicitar las entradas en esta página web, máximo dos por persona, para disfrutar de cortometrajes y documentales sobre la vida  cotidiana y los conflictos armados que tienen lugar en varios países árabes.

Yo ya he pedido mis entradas para un ciclo de cortos sobre la realidad actual del mundo árabe ¡Espero tener suerte!

miércoles, 1 de octubre de 2014

Dime por qué devuelves un regalo, y te diré quién eres

A veces mi trabajo puede ser muy aburrido. Al menos si se compara, por ejemplo, con trabajar en una tienda de ropa donde constantemente tienes que estar doblando camisetas, pantalones, etc. manoseada hasta la saciedad por los clientes. Yo a veces puedo permanecer horas y horas detrás de la caja sin moverme ya que a veces no entra ni un cliente. De vez en cuando, casi por puro aburrimiento, puedo pasearme por la tienda para asegurarme de que está todo en orden. Pero es una tienda tan pequeña que en cinco minutos puedo recorrérmela hasta dos veces. Así que yo, y mis compañeros, necesitamos matar el tiempo de alguna forma.

Uno de nuestros pasatiempos es revisar las grabaciones de las cámaras de seguridad siempre que nos damos cuenta de que algo falta en la tienda. Hace unas semanas, George y Annabelle (mi antigua manager) notaron que faltaba una taza, de las más caras, decorada con una frase célebre que sirve para animarte el día. Un poco al estilo de Mr. Wonderful.

Decidieron entonces mirar las cámaras de seguridad ya que, más o menos, sabían a qué hora había tenido lugar el robo. La verdad es que fue divertido revisar las imágenes captadas por la cámara porque ¡Descubrimos a la ladrona! Una chica joven a la que, desafortunadamente, apenas pudimos verle la cara con claridad. Y ahí se acabó todo. Al no poder identificarla claramente no pudimos hacer nada más. Pero por un instante nos sentimos como Sherlock Holmes.

Otro de nuestros entretenimientos es el momento en que un cliente vuelve a la tienda para realizar una devolución. Lo que en realidad es gracioso es el motivo de esa devolución. Cada vez que un cliente cambia o devuelve un producto debemos escribir, en uno de los muchos formularios que tenemos, la razón de la devolución. Normalmente escribimos "cambió de opinión" o "no era lo que estaba buscando". Pero George es más creativo y a veces escribe el  que podría ser el verdadero motivo. Cuando una chica devolvió una postal de San Valentín y unos chocolates, George escribió: "vaya, vaya, parece que acaba de discutir con el novio".

Esta pobre chica devolvió varias postales. Y el de arriba tuvo una discusión con su madre.
Foto: Tasnim Aslam

Pobres futuros novios..
Foto: Tasnim Aslam


A veces son los propios clientes los que argumentan las razones más peregrinas. En una ocasión, un hombre decidió devolver una postal con el dibujo de un unicornio porque se dio cuenta de que no existían y por lo tanto le parecía estúpido comprar nada con un unicornio en la portada ¡Pobre, qué poca imaginación!